jueves, 21 de julio de 2011

Caralluma informa

Un camino “ecoturístico” amenaza la zona más valiosa del río Quípar.

La Asociación para la Defensa de la Naturaleza CARALLUMA y Ecologistas en Acción han denunciado ante los organismos de medio ambiente y de cultura de la Comunidad Autónoma que la Confederación Hidrográfica del Segura, a petición del Ayuntamiento de Caravaca de la Cruz, iba a ejecutar de forma inminente un proyecto que consistía en la apertura de un sendero de dos metros de anchura ( un camino) junto al cauce del río Quípar en el Estrecho de las Cuevas de la Encarnación, con una longitud de algo más de dos kilómetros, entre el camino de pareja y la Fuente de Correas.



Las actuaciones previstas en este proyecto incluían importantes movimientos de tierra con maquinaria, arrancado de árboles y tocones, instalación de vallas, mesas de picnic, papeleras y pasarelas sobre el río. CARALLUMA y Ecologistas en Acción han advertido que todo esto supondría un deterioro ecológico, paisajístico y respecto del patrimonio cultural muy importante. De hecho, la zona está catalogada como Lugar de Importancia Comunitaria (LIC) y Bien de Interés Cultural (BIC), con categoría de Sitio Histórico, dado lo importante de los valores naturales y arqueológicos que tiene.



En particular estas obras tendrían una repercusión muy importante sobre dos especies catalogadas como “En peligro de extinción”, como son el Álamo bastardo (Populus canescens) y la Nutria común (Lutra lutra). Se da la circunstancia de que la nutria ha vuelto recientemente al río Quípar tras más de veinte años de desaparición, al haber mejorado la calidad de las aguas, y tiene como área de refugio y de campeo precisamente el lugar donde está proyectado el camino. Las asociaciones ecologistas han argumentado ante la Dirección General de Patrimonio Natural y Biodiversidad que al ser la nutria una especie en peligro de extinción este tipo de actuaciones sobre su área de cría, campeo y refugio están explícitamente prohibidas por la Ley.



El proyecto, que tiene la financiación precisa, no contaba en el momento en el que fue consultado con los preceptivos informes de cultura y de afecciones a la Red Natura 2000, circunstancia que fue denunciada, a pesar de lo cual iban a comezar las obras el pasado lunes 18 de julio. Afortunadamente, las denuncias han conseguido evitar un inicio de obras que podría haber sido catastrófico para el río Quípar.



En el río Quípar se han desarrollado dos proyectos de restauración ecológica e hidrológica, el último de los cuales estaba cofinanciado por el programa europeo Robinwood. CARALLUMA ha denunciado que por una parte se estaba promoviendo este camino “ecoturístico” mientras que por otra parte no se habían realizado las plantaciones con árboles autóctonos que estaban previstas en el proyecto Robinwood, razón por la que va a elevar una Queja ante la Comisión Europea para que se pidan explicaciones acerca del destino de los Fondos Europeos FEDER.



Las dos asociaciones ecologistas han pedido a la Confederación Hidrográfica del Segura que retire inmediatamente el proyecto y que con el presupuesto del mismo se realicen las plantaciones con especies autóctonas en el río, manteniéndolas hasta su enraizamiento definitivo, que no se han hecho con el proyecto Robinwood, incluyendo a ser posible rodales que no fueron contemplados en éste y que necesitan de una restauración, como el entorno de la Fuente Correas. Nunca nos hemos opuesto a que las personas disfruten de la Naturaleza con respeto y con la mínima alteración posible. Por esta razón, sugerimos que se valore el camino existente, que es una de las vías de comunicación más antiguas de la región, comunicando el Levante con la alta Andalucía. Fue camino ibérico y posteriormente calzada romana, y una actuación como dotar de arbolado de sombra al mismo puede ser suficiente para mejorar el ya espléndido paseo que cualquiera puede disfrutar en el Estrecho de las Cuevas de la Encarnación.

Caravaca de la Cruz, a 20 de julio de 2011

Publicar un comentario