sábado, 25 de octubre de 2008

Murcia se mueve




La conferencia de Juan José Tamayo, El cristianismo, religión laica , a la que tuvimos ocasión de acudir el pasado jueves, 23 de octubre, no fue sino una oda a la Libertad. Desentrañó conceptos, conceptos que se deberían dar a conocer desde primaria; analizó la figura de Jesús de Nazaret, judío laico sobre el cual se levantó el Cristianismo; siguió la estela de los primeros siglos del Cristianismo, trasladando a nuestros días el espíritu de sus raíces..., nada que ver con el monolítico posicionamiento de la jerarquía eclesiástica; ésta, frente al carácter íntimo de la religión a la que representa, se empeña en acaudillar a una sociedad, incapaz de reaccionar, que intenta huir del adoctrinamiento, del dogmatismo, pero que sólo es capaz de asumir manipulados, e intencionados, mensajes, que hacen inviable el anhelado logro constitucional. Tan sencillo como que, después de 30 años, nosotros, nuestra sociedad, la sociedad española, hemos sido incapaces de exigir, con la contundencia que merece, al gobierno del Estado, como detentor y representante de la soberanía popular y a las jerarquías de las confesiones religiosas, especialmente a la de la Iglesia Católica, que asuman responsablemente el espíritu de la Constitución, la cual, en el Art. 16 párrafo 3, afirma que “ninguna confesión tendrá carácter estatal”, y aboga por el establecimiento de un espacio laico y de diálogo.
Me llama gratamente la atención que hayan de ser cristianos de base quienes con más ahínco, con denodado esfuerzo, lleven años intentando que esa circunstancia, la concreción de un marco de libertad, desde el cual todas las confesiones religiosas no encuentren agravios comparativos en su presencia social, se convierta, de una vez por todas, en un hecho irrefutable.
De un tiempo a esta parte, tras diferentes movilizaciones sociales en nuestra región, he descubierto a una ciudadanía situada en las antípodas de la mayoría de ciudadanos murcianos, de los que uno tiene serias dudas sobre su condición de ciudadanos libres, con espíritu crítico, capaces de apostar por mejorar, en el día a día, aquellos aspectos fundamentales, situados en la base de la convivencia, a través del respeto, el civismo y la solidaridad. Sin ir más lejos, en los últimos días, además de esta muy interesante charla de Juanjo Tamayo, las Plataformas "Murcia no se vende" (http://murcia-nosevende.blogspot.com/2008/10/acampada-marina-de-cope-no-se-vende.html) y "Pobreza cero" (http://www.pobrezacero.org/intro.php), en las cuales se incluyen multitud de organizaciones sociales, han salido a la calle haciendo oír sus voces contra la atroz política urbanística de nuestra región, y, por otra parte, exigiendo, desde una perspectiva planetaria, la solución a esa vergonzosa lacra que nuestra Aldea Global ha de soportar, donde millones de seres humanos viven en calamitosas condiciones acuciados por el hambre y la miseria absoluta.



































































Por último, volviendo al tema de la conferencia de Juan José Tamayo,os invito a visitar el siguiente enlace y a participar, con vuestra firma, para instar al Gobierno y a las Instituciones religiosas, sobre todo a la Iglesia Católica, para que asuman responsablemente el espíritu de la Constitución, la cual, en el Art. 16 párrafo 3,afirma que “ninguna confesión tendrá carácter estatal”: http//www.redescristianas.net/2008/09/06/manifiesto-por-la-laicidad-redes-cristianas/
Publicar un comentario