martes, 24 de marzo de 2015

El virus del sectarismo

                 La gente de Círculo Podemos Cehegín​, va y viene, de bar en bar, de placeta en placeta en pleno invierno, cuando no de casa en casa particular, en busca de espacios donde desarrollar sus actividades, y me consta que han solicitado locales públicos para el desarrollo de alguna de ellas.
                
               He vivido en primera persona, como miembro de la Plataforma Cuenca del Segura Libre de Fracking, la privación de locales y espacios públicos, en Cehegín, cuando de charlas sobre el fracking, o de recogida de firmas contra dicho método extractivo de hidrocarburos, se trataba.
                 
               Ayer por la tarde, Francino, en La Ventana de la SER, ponía voz para interpretar una sentencia judicial contra la conducta del Ayuntamiento de Manzanares, que sistemáticamente ponía trabas, sin sonrojarse sus voceros, a la hora de argumentar los motivos, entre los cuales citaban el hecho de que a los actos eran invitados conferenciantes de izquierdas, negando la posibilidad de que una Asociación Cultural desarrollase dichas conferencias en locales públicos.

               En éste, como en una amplísima gama de asuntos que se enquistan en la cotidianidad de la desidia política y social, la reacción de los grupos políticos opositores, y/o de la ciudadanía, es nula; más que nunca, aquello de que cuando van a por ti, y pretendes reaccionar, es demasiado tarde, encumbra las vergüenzas de los bienpensantes a la categoría de infamia de lo políticamente correcto.

              Para escuchar el minuto y cincuenta segundos que Francino emplea en su comentario, pinchad sobre esta línea resaltada en azul.

              En todo caso, os dejo el cuerpo de la noticia, donde se reproducen las palabras pronunciadas por Carles Francino:

"A veces los integrantes de un partido político olvidan que, cuando les toca gobernar, ya no defienden los intereses de su partido, sino que gobiernan para todos los ciudadanos, sea cual fuere su ideología".¿Saben de dónde sale esta reflexión? pues de una sentencia judicial, concretamente del juzgado de lo contencioso-administrativo número 1 de Ciudad Real. Una sentencia que condena al Ayuntamiento de Manzanares por no ceder locales públicos a una escuela de ciudadanos, con el argumento de que entre sus invitados predomina gente de izquierdas. Hoy abrimos 'La Ventana' con esta historia, que tiene pinta de pequeña, que puede parecerles menor.... pero que resulta extremadamente oportuna en mitad de este año electoral que ayer cubrió su primera gran cita en Andalucía.
Y me parece oportuna porque pone el dedo en la llaga de uno de los grandes problemas que tenemos como país, y singularmente en la política, que es el sectarismo. Vamos a ver, que el fiscal tenga que decir en sus conclusiones: que "no sería lícito denegar una licencia de obra porque el peticionario no sea afín a la ideología del equipo de gobierno; ni descuidar el alumbrado público o el arreglo de viales de una determinada zona porque haya más votantes de otros partidos. y que por la misma razón no se puede denegar el uso de locales municipales a una asociación por ser de izquierdas o de derechas"....A mí, sinceramente, se me caería la cara de vergüenza. Claro que luego entras en la web del ayuntamiento de Manzanares y ahí dice que no van a recurrir porque la sentencia les da razón en casi todo....bueno, ese es el brazo armado del sectarismo: la propaganda.
Porque es verdad que no se les condena a pagar nada, no hay castigo económico al Ayuntamiento, pero el varapalo político es de tal calibre que el único consejo posible sería mantener un discreto silencio para no hacer más el ridículo.
Publicar un comentario