sábado, 28 de junio de 2014

Ser Celeste (Reflexión, sobre el castigo a Luis Suárez, de Milton Trinidad)


Nuestro buen amigo, Milton Trinidad, a falta de unas horas para que la selección de su Uruguay natal juegue, frente a Colombia, en Octavos de Final del Mundial de Fútbol de Brasil, nos ha hecho llegar, vía email, el escrito que, tras pedirle permiso para compartirlo, ahora transcribo:

Una duda que siempre tuve : Ser celeste es ser Uruguayo? O significa ser acérrimo simpatizante de la camiseta que viste la Selección Nacional de Fútbol de Uruguay en representación de A.U.F.?. Digo esto

ya que, de ser  esto así, podemos hacernos varias preguntas. La primera que se utilizó era blanca, la
segunda roja y azul, la tercera blanca y azul, la cuarta azul con una diagonal blanca y, por último la actual.
Los que utilizaron esos colores no eran uruguayos?. Por otro lado, y para dar solamente dos ejemplos : las
Selecciones de Durazno van de rojo y las de Lavalleja de azul. Esos tampoco son uruguayos cuando van a
diferentes competiciones?. Nunca hay que olvidar que LA CONDUCTA O LOS PROCEDERES SON UN ESPEJO.
UN ESPEJO DONDE UNO MUESTRA SU IMÁGEN. También me pregunto si cualquier "hijo de vecino" hubiese
cometido esa deleznable actitud, el pueblo uruguayo estaría en la calle defendiéndole. Me piden, a traves de Facebook que firme contra el castigo a Luis Suarez. EL CASTIGO ES LO DE MENOS. Puede ser justo o
injusto, esa no es la cuestión. La realidad es que no podemos ir al Aeropuerto con banderas uruguayas a apoyar a alguien que ha cometido un acto de ese calibre. O es que la fama permite cualquier barbaridad?.
Allí en Montevideo hay un Director Técnico que puede, seguramente, avalar mis palabras. Ricardo "Murmullo" Perdomo lo dirigió mucho tiempo en divisiones menores del Club Nacional de Fútbol y ya le
advertía que sus procederes inadecuados le traerían problemas de futuro. Me sentí muy uruguayo, no
 celeste, cuando Obdulio Jacinto Varela, " El Negro Jefe ", Capitán de Uruguay en Brasil 1950, declaró que
lloraba en los vestuarios por ver a millones de brasileños llorar a su vez amargamente por perder una competición que creían ganada de antemano. Con una cultura y resignación fuera de lo normal. Sin ningún
tipo de estridencias ni malas conductas. Recuerden que Mike Tyson y Zinedine Zidáne cometieron también
actos totalmente injustificados para quienes no aceptan conductas que afectan a una persona o, como en
este caso, a todo un país. Me consta, la mayoría no estará de acuerdo conmigo ya que el fanatismo es muy mal consejero. Y como dijo un miembro de la tan denostada F.I.F.A., perjudicó a su Selección Nacional con un acto irracional que, en lugar de ser aguardado por cientos de personas en el Aeropuerto ondeando banderas y luego haciendo saliera al balcón de su casa para darle tratamiento de héroe nacional, debió ser aguardado por un grupo de "matasanos" que le ayuden a superar su problema.
Claro, también en su momento Washington Cataldi y Jesús Gil declararon que Peñarol y Atlético de Madrid
no eran clubes de fútbol sino una religión a la que seguían miles de "feligreses". En mi caso, estoy más con
la "Maradoniana" ya que nuestro Profeta se vistió con una camiseta blanca y, en una entrevista con Victor
Hugo Morales dijo, "SABIAMENTE", que los "FIFEROS" son todos unos mafiosos y que lo único que les faltó
fué enviarlo a Guantánamo para librarle de pecados. Mientras dure ese fanatismo extremo que ciega multitudes, sucederán cosas y casos como este que, en lo que a mi respecta, solo me produce indignación 
y una profunda tristeza al verme representado mundialmente por métodos nada ortodoxos.
De todas maneras : "Vamo arriba Uruguay, que no ni no". "No pregunten cuántos son sino que vayan saliendo". 
ARRIBA CON LA CELESTE AUNQUE EN ESTOS MOMENTOS MÁS NOS CUESTE.

Publicar un comentario