jueves, 16 de enero de 2014

Asociación de Regantes en Defensa de la Vega del Río Argos, ARDEVAS, de Calasparra

                               El término modernización, yo lo definiría como: palabra tramposa cuando se le aplica a grandes proyectos de supuesto calado social. Bajo su manto, España ha vivido las mayores estafas de toda su Historia. Es cierto que se utilizó para definir buena parte de los avances, de carácter administrativo y burocrático, que nos dejaron los años 80, y que, en cierto modo, para ese periodo, bien podríamos aceptar su validez. Pero, no es menos cierto que el momento actual, de miseria moral y material, es, en buena parte, la consecuencia del todo vale aplicado a faraónicas grandes obras, las cuales, durante los últimos 20 años, si llevaban modernización y sostenibilidad en su redacción, no precisaban resorte alguno más para ser aprobadas y desarrolladas.
                                Por tanto, el paisaje físico y humano que nos contempla, es el producto de esa infame combinación de falaces términos, bajo los cuales, los personajes más siniestros de nuestra Historia reciente, han medrado y robado todo cuanto han podido; con la fatal foto fija en la que estamos sumidos.
                                         
                                Hace dos años, en Calasparra, se creó la Asociación ARDEVAS, que, como indica su nombre, Asociación de regantes en Defensa de la Vega del Río Argos, defienden los valores naturales y antropológicos de dicha Vega. Fue creada, para luchar contra lo que las Administraciones Públicas dieron en llamar "Plan de modernización de Regadíos".
                               Uno de los grandes escollos con los que han tenido que enfrentarse, más allá de los elementos argumentales de su oposición a dicho Plan, ha sido la imposibilidad de difundir sus reivindicaciones fuera de la propia localidad de Calasparra. Me consta que importantes medios de comunicación comarcales y regionales, y qué decir de los nacionales, se niegan sistemáticamente ha publicar nada que reciban de esta Asociación.
                               Es por ello que, el motivo fundamental de este escrito, no sea otro que el de dar difusión a un vídeo que, durante unos 107 minutos, recoge lo vivido, por los miembros de dicha Asociación, el pasado día 9 de enero, cuando, ante una convocatoria de regantes de la localidad, acudieron en masa todos sus miembros, encontrándose con que no les estaba permitida la entrada al recinto donde se habría de desarrollar una reunión cuyos protagonistas no podrían ser otros que aquellos que permanecieron, durante casi 3 horas, a las puertas de un recinto sellado con la presencia de un guardia de seguridad privado, y, lo más grave, de policías locales desplazados al lugar no se sabe bien por qué ni para qué.
                               Los 107 minutos son de gran interés, sin embargo, dada la gran duración del vídeo, sugiero dos momentos del mismo que, tal vez, merezcan ser visualizados con mayor atención; incluso, si no disponéis de mucho tiempo, haciendo avanzar el vídeo, con el cursor del ratón, hasta los mismos. El primero de ellos comienza hacia el minuto 31, llegando hasta, aproximadamente, el 48; el segundo momento, comprende los últimos 15 minutos, más o menos,  desde 1h y 32 minutos hasta el final.
                                       
Publicar un comentario