miércoles, 12 de junio de 2013

Los rostros del Fracking (y III)

Sin duda, el título estaba cantado. Hace justicia a la secuencia, a la serie de entradas que orbitaban sobre una misma cuestión, el fracking. Sin embargo, he dejado en el tintero otro posible título que, probablemente, estaría más en la línea de lo que anoche, en la continuación del pleno municipal, que diese comienzo el pasado 5 de junio, se pronunciase, por parte de la portavoz del grupo popular, para referirse a la negativa de su partido en pro de declarar a Cehegín como Territorio Libre de Fracking. El título en cuestión, que quedó en el tintero, sería: "La riqueza eufemística del español", aunque, bien es cierto que, de las dos sesiones que hube de presenciar, otros títulos podrían haberse colado, como por ejemplo: "La paja en el ojo ajeno", o, por qué no: "Frente común bipartidista". Éste último, en consonancia con el momento presente, donde pareciera que los dos grandes partidos, que vertebran la unidad de España en lo Universal, hubiesen tomado conciencia de que nada mejor que una buena colaboración y que Dios reparta suertes electorales. Obviamente, no es por el asunto del fracking por lo que ese título hubiese venido como anillo al dedo, más bien, en el conjunto de los asuntos tratados, en ambas sesiones, se trataría más de un resumen en las formas. Reflexión ésta última que conecta con "La paja en el ojo ajeno". En ambas sesiones, la manera en que los concejales populares, con su Alcalde a la cabeza, se dirigían hacia la concejal de IU, distaba mucho de ser con la corrección y el respeto que su carácter de representante ciudadana le otorga, la vejación y el desprecio eran la norma. En ningún momento, sobre todo durante la primera sesión, la del 5 de junio, donde ese enfrascamiento fue manifiesto hasta la vergüenza ajena, no hubo atisbo alguno, por parte de los concejales socialistas, de solidaridad frente a esa burda manera de dirigirse de la bancada popular. Pero bueno, esa es una colateralidad con la que uno no contaba y de la que me sentí profundamente avergonzado como ciudadano de Cehegín, siendo, en todo caso, ya que los plenos son emitidos por las televisiones locales, la ciudadanía ceheginera la que ha de juzgar por ella misma. Y conecta esta observación con "La paja en el ojo ajeno", en tanto en cuanto, la última moción tratada, giraba alrededor de lo que, desde el PP ceheginero, dieron en llamar acoso verbal y escrito, de frases soeces, medias verdades y sombras de dudas que, según el ponente popular, vierte la oposición cada vez que habla en público o privado del equipo de gobierno.
                        Retomando la riqueza eufemística, resultó que cada grupo había presentado una moción frente a un mismo asunto, es decir, desde la base, el grupo popular, aceptó que su moción se encuadrase en el debate antifracking. En si misma, la decisión, les delata; ya que, si hemos de atenernos  a las conclusiones, nadie hubiese pensado que esa circunstancia se contemplase de antemano. Imagino que dichas conclusiones podrán leerse en algún espacio cibernético, en todo caso, de lo que uno percibió, el PP de Cehegín, dejará hacer hasta el punto en el que, cuando haya de concretarse la práctica, si hay que prohibir se prohíbe. Todo ello adornado de una terminología donde la confianza en la empresa extractora era máxima, sin aludir siquiera a la posibilidad de que la misma prospección conlleve la realización del método agresivo; ni una pega a lo publicado en el BORM de 9 de mayo, donde, entre otras cosas, se dice en su punto octavo, que no se han presentado  oposiciones al permiso de Investigación de Hidrocarburos, a una empresa norteamericana: cómo las iba a haber, si se hizo bajo mano, desde el oscurantismo; y el recurso fácil de rememorar el pasado, sacando a colación antiguos permisos desde gobiernos municipales socialistas, con el consiguiente desprecio a la ciudadanía que, hoy más que nunca, exige transparencia frente a todas y cada una de las posibles actuaciones que conlleven peligros medioambientales del alcance que nos ocupa con la fractura hidráulica o fracking.

                      Los rostros se van concretando, los riesgos son enormes, pero lo que está en juego es sólo nuestro modo de vida, nuestro medio, nuestro futuro, nuestros hijos; da igual, los rostros sólo saben de aquello para lo que fueron adiestrados, quizá hubiese sido conveniente otro título más: "El color del dinero".


Santos López Giménez

Pd: os dejo un vídeo ilustrativo, sacad vuestras conclusiones.


Publicar un comentario