viernes, 12 de noviembre de 2010

Afrentas solapadas

Siete días atrás, escribía uno respecto de un asunto cuyo momento álgido ha tenido lugar a mitad de esta semana, cuando, en el Parlamento, se anunciaba, por parte del propio Presidente del Gobierno español, la no urgencia de la Ley de Libertad Religiosa. Días antes, de que el mencionado escrito se fraguase, se escuchaban voces y se hacían correr mensajes que nada bueno auguraban para el Campamento Libertad; valga el ejemplo que ahora transcribiré, extraído de una entrada, de 23 de octubre, del blog Jóvenes por el Sahara:

Este Campamento de protesta pacífica contra las condiciones de vida en los territorios ocupados por Marruecos, situado a escasos kilómetros de la ciudad del Aaiún, esta formado por más de 4.000 jaimas y 14.000 personas. No entendemos la pasividad de la comunidad internacional y ACNUR ante esta inminente catástrofe humanitaria. Con este gesto pretendemos romper el silencio mediático sobre la situación que vive el pueblo saharaui, e invitamos a aquellas personas que siguen pensando que los conflictos internacionales pueden resolverse por la vía pacífica, a sumarse a esta y otras iniciativas que se llevaran a cabo en solidaridad con este pueblo, del que tanto tenemos que aprender.

Obviamente, los gravísimos acontecimientos, que se vienen sucediendo en tierras saharauis, consecuencia de la sangrante actuación del régimen totalitarista marroquí, no sólo han relegado a un segundo plano las diatribas de Ratzinger, durante su visita a España, sino que vuelven a situar a Zapatero, y a su Gobierno, en una muy incómoda situación de la que, a las pruebas me remito, no parecen tener ni ideas ni intenciones de afrontarlas, cuando menos, con la dignidad que se le supone al Gobierno de un país democrático cuya responsabilidad histórica sobre el Sahara es de sobra conocida. Más aún, cuando ciudadanos españoles están sufriendo las acometidas de ese sanguinario régimen, cuyas terribles consecuencias aparecen reflejadas en la nota, difundida por un miembro del Foro Ciudadano de la Región de Murcia, que transcribo, tal como la he recibido en mi correo electrónico:

Asesinado en El Aaiun, el ciudadano español Baby Hamday Buyema, casado y padre de 2 hijos de corta edad: el niño Saad de 4 años y Aya, una niña de 2. Tenía su residencia en España, en Alguazas, Murcia. Ha sido asesinado por policías del cuerpo especial (GUS, creado ex profeso para el Sahara Occidental).
¡VERGÜENZA!
Un hermano del fallecido se ha personado esta mañana en la Policía Nacional de Molina de Segura donde le ha sido expedido un certificado del D.N.I. El relato de los hechos es el siguiente, según la propia familia del fallecido: viajaba en un autobús procedente de la Empresa de fosfatos que expolia los recursos naturales del Sahara, Foss Bucraa, donde trabajaba como ingeniero eléctrico, cuando fue interceptado en las calles de El Aaiun por policías de los GUS. Siendo el único ciudadano saharaui que se encontraba en el autobús, fue obligado a bajar y con una extrema violencia fue atropellado brutalmente con unos de los furgones de la policía, pasando varias veces dicho vehículo por encima de su cuerpo cuando se encontraba tendido. La agresión acabó con su vida.Una vez consumado el asesinato, procedieron a saquear primero y a quemar después el vehículo de su propiedad Mercedes 190, matrícula de AlemaniaAnte la muerte violenta sufrida de un ciudadano español, no puede por más tiempo el gobierno de España quedarse al margen de lo que está sucediendo en las calles y en las casas de El Aaiun.

Escuchando hoy las justificaciones, para no condenar con firmeza al dictatorial régimen marroquí, de nuestra Ministra de Asuntos Exteriores, Trinidad Jiménez, también las del Presidente Zapatero, la impotencia, propia de una angustiosa situación, cuyos pormenores, hasta donde les ha sido posible, nos han transmitido los periodistas de la SER, con Ángels Barceló a la cabeza, expulsados por “representar un peligro para la Seguridad Nacional Marroquí”, se acrecentaba enormemente, acompañada de una triste sensación de desamparo, como consecuencia de la necedad argumental que ambos mostraban en sus declaraciones. Me permito la licencia de interpretar sus necias palabras: literalmente, daban a entender que somos rehenes de semejante régimen fascista.

Santos López Giménez

Pd: el blog mencionado, Jóvenes por el Sahara, merece la pena ser visitado, os invito a ello.

Publicar un comentario