jueves, 16 de septiembre de 2010

¿Derecha civilizada?

Durante años, quien más quien menos, hemos aludido a aquello de que iba siendo hora de que nuestra derecha, la derecha española, se civilizase, como lo estaba el resto de la derecha europea. Ante los últimos acontecimientos ocurridos en tierras francesas, donde se han llevado a cabo deportaciones de gitanos, siendo expulsados del país, a lo que hemos de añadir las desaforadas reacciones que la clase política europea está poniendo de manifiesto en Bruselas, todo parece indicar que aquella coletilla se nos ha quedado algo desfasada. En realidad, no son sorpresas del último momento lo que ahora está saltando a los medios, lo de ahora es una guinda a un pastel que viene de lejos y cuyo recorrido futuro es lo que realmente preocupa.
Cuando he decidido expresar mi opinión sobre esta cuestión, ha sido a raíz de las declaraciones que le he escuchado al presidente del gobierno de España, desautorizando a la comisaria Viviane Reding, ya que, según él, estaban fuera de tono las expresiones tremendistas que había utilizado para, a su vez, desautorizar a Sarkozy respecto de esa deportación masiva de gitanos. Al parecer, la comisaria, comparó las mencionadas deportaciones con las que tuvieron lugar con los judíos por parte de los nazis. Y, en efecto, a priori, no parecen tener nada que ver uno con otro escenario. Lo que ocurre es que, con asuntos de este tipo, hay que escarbar muy poco para observar que subyacen elementos semejantes, sobre todo uno: son medidas que van contra una raza concreta.
Pero, volviendo al origen de este escrito, como decía, las palabras de Zapatero me han puesto en guardia, lo de este señor comienza a ser preocupante para aquellos que, poco o mucho, creíamos estar ante un político de izquierdas a quien los ideales le importaban. Sin tiempo para el análisis, escuchando la radio, he tenido la suerte de oír las palabras de Manuel Marín, tal vez uno de los militantes socialistas de primer orden cuya coherencia intelectual está a años luz de las miserias diarias que viene rezumando el PSOE en los últimos tiempos. Pues bien, Manuel Marín, ha salvado, en parte, la cara de Zapatero, interpretando que, con sus palabras, la comisaria europea, había cometido el gran error de desplazar los focos mediáticos a las formas y no al fondo. Pero, más allá de ese lavado mínimo de imagen, de Manuel Marín hacia Zapatero, el mensaje que ha dejado Manuel Marín en las ondas es muy esclarecedor respecto del devenir al que estamos abocados, estamos a merced de impresentables populistas sin complejos a quienes no les temblará la mano cada vez que actuaciones como la reseñada hayan de llevarse a cabo. Lo cual significa, sin ánimo de rasgar vestidura alguna, que estamos en manos de una ciudadanía fácilmente manipulable cuyo respaldo electoral irá hacia aquellos que sean capaces de inocularles más miedo en el cuerpo al tiempo que se alzan en salvadores de sus temores. En pocas palabras, Marín nos ha avanzado lo que, como una bola de nieve, se atisba de un tiempo a esta parte en Europa, el fascismo, que jamás se fue, está más presente que nunca.
Santos López Giménez
Pd: si pincháis sobre el texto siguiente podréis escuchar la entrevista con Manuel Marín.

Manuel Marín, sobre Reding: "En Europa, el tono hace la música y si no calculas bien, te cargas la melodía"

Publicar un comentario