viernes, 6 de marzo de 2009

A Luis Leante

Estimado Luis:
Ayer escuché por la radio una noticia que, si bien me preocupó en un principio, de inmediato me hizo sonreír. Si Luis, mi sonrisa era de complicidad, de agradecimiento hacia tu persona. En verdad, reconozco no conocer en su totalidad el motivo de tu detención por parte de la policía, escribo sobre la base de la mencionada noticia, aderezada con la interpretación que uno hace de la misma. Interpretación que, a su vez, vuelve a echar mano de la complicidad: tratando de ponerme en situación, ante semejante aberración, no sabe uno si hubiese hecho lo mismo; pero, que duda cabe, es de admirar tu actitud frente a esa fascistoide práctica, puesta de moda, en los últimos tiempos, de ir colocando cámaras a diestro y siniestro, para controlar todos y cada uno de los pasos que damos. Si a eso añadimos que “tus cámaras” son de una inconveniencia atroz, esas que, según la noticia, tú has tenido a bien eliminar, del lugar donde fueron colocadas, para vigilar a jóvenes adolescentes del Centro donde ejerces tu profesión de docente, comprenderás que mi agradecimiento sea infinito. Y lo es, no sólo por el hecho mismo, sino porque, a día de hoy, Luis, personas como tú, con una importante ascendencia social, ganada a pulso, en tu caso, por tu gran quehacer como escritor, no suelen significarse allí donde la sociedad más les necesita. Trataré de recabar más información sobre el asunto, pero, desde ya, espero que la detención no sea mas que una anécdota, y deseo con fervor que la denuncia implícita, que subyace en la sustracción que has llevado a cabo, cale con la profundidad y rotundidad que merece. Recibe un fuerte abrazo solidario de este viejo compañero de promoción, de nuestros años adolescentes, y gran admirador de tu obra.

Santos López Giménez

http://www.elpais.com/articulo/cultura/Detenido/escritor/Luis/Leante/arrancar/camara/vigilancia/instituto/elpepucul/20090305elpepucul_5/Tes

Publicar un comentario