miércoles, 10 de diciembre de 2008

Relajación

Nada es más grato que visionar la Naturaleza. Solemos acostumbrarnos a determinadas imágenes e infravalorar su visión. Toda ella, la Naturaleza, nos ofrece permanentes momentos para el regocijo, para la relajación, todo es cuestión de pararse a mirar, de dejarse llevar por los sentidos, de contemplar con los ojos cerrados tanto como con los ojos abiertos. En verdad, si te sumerges en ella, alcanzas a ver más, a sentir mucho más, con los ojos cerrados que con ellos abiertos; vale, pero no nos engañemos, hemos de abrir muy bien los ojos cuando una especie que no acostumbramos a ver en nuestro entorno se pone ante nuestro alcance visual. Son momentos dulces, momentos para la alegría, momentos esperados permanentemente y que, sólo de tarde en tarde, se manifiestan en toda su extensión. Unos, os sentiréis identificados con mis palabras; otros, os preguntaréis para qué tanta retórica. En fin, es uno de mis puntos débiles. El caso es que hoy he recibido un correo, de mis amigos de Caralluma, (CARALLUMA. Asociación para la defensa de la naturaleza), en el que se nos informa del posible avistamiento de un quebrantahuesos. Ocurrió el pasado domingo, en la Peña Moratalla. Os dejo las fotos que he recibido, junto a la que publiqué este verano en mi escrito Baztán (especimen volando hacia la izquierda). Pinchad con el ratón sobre ellas, se ven mucho mejor: vistas unas y otra, o los dos eran quebrantahuesos o no lo es ninguno de ellos. Ese rombo que tienen por cola les delata: el de Baztán, era lógico, se tomó en Roncesvalles, osea, en los Pirineos; el de Moratalla, no tanto, pero igualmente lógico si consideramos los planes de reintroducción, puestos en marcha en Cazorla. Lo mejor es que vosotros mismos os recreéis y, como decía el compañero en el correo, comprobéis de qué especie pudiera tratarse. En todo caso, un gran motivo para dejarse llevar por el hermoso paisaje de la la sierra moratallera, todo un lujo.













Santos López
Publicar un comentario