domingo, 28 de diciembre de 2008

Asesinos

El Gobierno de Israel es un gobierno de asesinos, de genocidas. El silencio es su mejor arma: sus aniquilaciones, sus asesinatos, se insertan en los noticiarios ocupando menos espacio que cualquiera de las sedantes e idiotizantes noticias a las que nos tienen acostumbrados. Entre ayer y hoy, y sin que parezca que la pesadilla vaya a acabar nunca, está llevando a cabo una masacre contra la que no parece que la Comunidad Internacional haya reaccionado en modo alguno. Como miembros de dicha Comunidad, todos somos cómplices de esta masacre..., tristeza, mucha tristeza, pero ante todo, vergüenza, mucha vergüenza, es lo que siento.


Santos López Giménez

Ante la matanza en curso en Gaza (John Berger)
Somos espectadores del más reciente –y tal vez penúltimo– capítulo del conflicto entre Israel y el pueblo palestino, que dura ya 60 años. Acerca de las complejidades de este trágico conflicto se han pronunciado miles de millones de palabras en defensa de uno u otro lados. Hoy, ante los ataques israelíes contra Gaza, el artificio esencial, que estuvo ahí encubierto tras el conflicto, queda revelado flagrante y burdamente: la muerte de una víctima israelí parece justificar la matanza de 100 palestinos. Una vida israelí se equipara en valor a 100 vidas palestinas.

Es esto lo que el Estado israelí y lo que los medios mundiales, más o menos, repiten insensatamente, aunque hay cuestionamientos marginales. Y esta pretensión, que ha acompañado y justifica la más prolongada ocupación de territorio extranjero alguno en la historia europea del siglo XX, es visceralmente racista. Que el pueblo judío deba aceptar esto, que el mundo deba estar de acuerdo y que los palestinos deban someterse a esto, es una de las ironías más negras de la historia. No le veo la risa por ningún lado. Sin embargo, podemos refutarla en voz más y más alta.

Hagámoslo.

Traducción para La Jornada: Ramón Vera Herrera

John Berger es ensayista, narrador y crítico de arte. Uno de sus últimos libros es Here is where we meet, Pantheon Books, Londres, 2006.

La Jornada, 28 diciembre 2008 http://www.sinpermiso.info/textos/index.php?id=2262
Publicar un comentario