martes, 22 de julio de 2008

JUSTICIA

¿Casualidad?
El 26 de Agosto de 1992 ardía, tras un bombardeo, la Biblioteca de Sarajevo. El 13 de Abril de 2003 ardió, ante la pasividad de las fuerzas militares de ocupación, la Biblioteca de Bagdad. Evidentemente, no es una casualidad de fechas lo que uno pretendía destacar, pensaba en el nexo islámico que une a estas dos importantes ciudades. Las características, de ambos eventos bárbaros, fueron muy diferentes en su origen; el desarrollo posterior de una barbarie siempre es el mismo, para colmo, en los casos citados, una funesta guinda vino a coronar la masacre humana que le antecedió: la quema de la memoria histórica de los pueblos bosnio e iraquí. Occidente, o mejor, sus nefastos dirigentes, en ambos casos, miraban para otro lado: “¡qué más daba que miles de libros, en su mayoría escritos en árabe, desapareciesen en cuestión de minutos!”. Al margen de las múltiples y desalentadoras conclusiones a las que podríamos llegar, uno desearía que en el Día del Libro no dejásemos de acordarnos de ambos pueblos, de ambas ciudades y de ambas Bibliotecas. La Humanidad, en bloque, debiera reaccionar, con las armas legales disponibles, contra los promotores de tantas pérdidas humanas y del tan enorme patrimonio cultural destruido, que a todos pertenecía.

Esta carta me la publicaba el diario El Mundo el 23 de abril de 2003. http://www.elmundo.es/papel/2003/04/23/opinion/1380630.html




Detenido en Serbia Karadzic, el criminal de guerra más buscado

El ex presidente de la República Serbia de Bosnia, Radovan Karadzic, de 63 años, acusado de genocidio y crímenes de guerra y uno de los hombres más buscados del mundo, ha sido detenido en Serbia. Considerado responsable de la matanza de Srebrenica, la más grave ocurrida en Europa desde la II Guerra Mundial con la muerte de unos 8.000 bosnios musulmanes en 1995, o del cerco de 43 meses a Sarajevo, que ocasionó la muerte de otras 12.000, Karadzic será entregado al Tribunal Penal Internacional para la Antigua Yugoslavia (TPIY).
Fuentes oficiales serbias han contradicho la versión de su abogado, que aseguró ayer que fue arrestado el viernes en un autobús en una carretera secundaria. Según la versión oficial, la detención se produjo ayer cerca de Belgrado. Fue descubierto oculto tras un nuevo y desmejorado aspecto -pelo y barba largos y muy delgado y con gafas, según una foto mostrada a los periodistas- y tras una identidad falsa: se hacía pasar por un médico experto en terapias alternativas -en realidad es psiquiatra. Vladímir Vukcevic, el fiscal serbio de crímenes de guerra, ha dicho que se movía "alegre y libremente" por la ciudad gracias a su aspecto irreconocible y que se ganaba la vida practicando la medicina alternativa en una clínica belgradense.
Vukcevic, coordinador también de un plan de acción para la captura de criminales de guerra, ha negado que la detención se consiguiera con ayuda de servicios secretos extranjeros, como se informó ayer. "Lo hicimos solos, sin ayuda de fuera", ha dicho el fiscal en una rueda de prensa en la que también estaba presente Rasim Lajic, el ministro serbio encargado de la cooperación con el TPIY. Según este ministro, el falso aspecto de Karadzic era "muy convincente", por lo que ni siquiera las personas que le alquilaron el piso sospecharon de su identidad.
La detención se consiguió, según el ministro, gracias al seguimiento "a un grupo de personas que eran sospechosas de formar una red de apoyo a Karadzic". "Creo que todo el mundo esperaba que se iba a arrestar primero a (Ratko) Maldic (el ex líder militar serbobosnio) y no a Karadzic", ha explicado, pero "toda la información que teníamos nos llevó a Karadzic".
13 años de caza
De un modo u otro, la detención, confirmada ayer por el presidente serbio, Borís Tadic, y por el TPYI, pone fin a 13 años de búsqueda de uno de los más sanguinarios criminales de guerra que ha dado Europa. Fue acusado en 1995 por la entonces fiscal jefe del Tribunal de La Haya, carla del Ponte, por autorizar los disparos contra civiles durante los 43 meses de cerco a Sarajevo, durante la guerra de Bosnia. Poco después, se le atribuyó la responsabilidad de la peor atrocidad cometida en Europa desde la II Guerra Mundial, la matanza de Srebrenica, localidad bosnia en la que fueron asesinados más de 8.000 varones musulmanes bosnios por orden de Karadzic, entonces líder político de los serbios de bosnia, y de su mano derecha militar, el general Ratko Mladic. Este es el último de los grandes criminales de la guerra de los Balcanes que aún no ha sido localizado.
La captura de Karadzic era una de las condiciones que impuestas por la UE a Serbia para allanar el camino de Belgrado hacia la integración. Le reclamaba el arresto desde hace años, pero se tenía la sensación de que Belgrado no hacía lo suficiente por su captura. Las fuerzas internacionales en Bosnia intentaron en varias ocasiones localizar y arrestar a Karadzic en el este de Bosnia, en las zonas montañosas en que se suponía se encontraba. También llevaron a cabo en numerosas ocasiones operaciones de registro de casas de supuestos miembros de una red de apoyo a Karadzic y otros acusados de crímenes de guerra por el TPIY. Hasta su esposa, Ljiljana Zelen-Karadzic, hizo en varias ocasiones un llamamiento público para que se entregara voluntariamente.
Ahora, el siguiente paso es su entrega a La Haya, proceso que ya está en marcha. La Justicia serbia está lista para enviar a Karadzic al TPIY, según Vukcevic, que ha explicado que han comenzado ya los procedimientos para su extradición. El juez encargado del caso ya tiene lista la instrucción y, según el fiscal, "que las condiciones están dadas para su traslado" a La Haya. El reo ya ha sido interrogado y Belgrado tiene un plazo de nueve días para tomar una decisión final, en el que la defensa deberá presentar sus alegaciones. El abogado de Karadzic ya ha dicho que recurrirá su extradición.
Celebraciones en Sarajevo
Sarajevo, la capital bosnia que las tropas serbias de Karadzic bombardearon sin piedad durante los 43 meses entre 1992 y 1995 que duró el asedio, ha celebrado la captura de Karadzic. La gente se ha echado a la calle para festejar la detención del responsable de sus padecimientos. "Llamé y desperté a toda mi familia", ha relatado a la agencia Reuters Fadil Bico, residente de la ciudad, mientras los coches hacían sonar sus bocinas y la radio emitía extractos de los discursos cargados de odio que peroraba en esa época.
http://www.elpais.com/articulo/internacional/Detenido/Serbia/Karadzic/criminal/guerra/buscado/elpepuint/20080722elpepuint_2/Tes



Os recuerdo que los promotores de la sangrante situación que vive Irak siguen libres, pavoneándose ante la Humanidad; y que uno de ellos, para nuestra desgracia, presidió el Gobierno de España. Espero y deseo que, más pronto que tarde, semejantes energúmenos rindan cuentas ante la Justicia Internacional, que es lo mismo que decir, ante la Humanidad.


Publicar un comentario